Windows 10 conquista espacios corporativos mientras que Windows 7 se desvanece