Solo el 22% de los responsables de TIC de las empresas está preparado para un ciberataque