El “timo del CEO” es ya una epidemia